Sobre la metafísica del diseño

Sincerémonos, no vamos a cambiar el mundo. Empecemos a mirar el diseño como lo que es: un empleo más, un negocio. Un negocio creativo por supuesto, lleno de cosas maravillosas y donde todo es “chachi piruli”, pero un negocio al fin y al cabo.

Basta de insulsas fábulas que predican una actitud libérrima del diseñador como hacedor de milagros. Asumamos de una vez por todas nuestro rol profesional, asumamos que únicamente somos una pieza más del sistema consumista y extremadamente hipócrita de esta corrompida sociedad de marionetas.

Mirémonos cara a cara y reconozcamos que nuestro oficio es el que es y fue creado para cumplir el objetivo del que muchos reniegan. Estoy harto de argumentos altruistas y conductas filantrópicas que intentan enmascarar el propósito del diseño como profesión. ¿Queréis ser más guays que nadie y jugar a ser sublevados en pos de un mañana mejor, con estrellitas brillantes y peces de colores? Bien, pero no me miréis como a un impío desalmado cuando os diga que para mi esto no es más que un creativo y bello negocio.

Además, si alguien se ofende porque para él/ella el diseño es todo cuanto tiene y cuanto desea en esta vida y con ello se ve plenamente realizado como ser humano, perdonad mi concepción del diseño como algo frívolo y banal, pero yo no lo creo algo tan profundo y substancial como para otorgarnos ese anhelado instante infinito, eterno y trascendental que da sentido a nuestro lapso existencial ni lo veo como algo digno de detener la rueda de Ixión por su inconmensurable belleza.

FIN

Adrià Valls
4ºGM

Advertisements

7 thoughts on “Sobre la metafísica del diseño

  1. Querer cambiar el mundo es una actitud vital, muy positiva en mi opinión, aunque de entrada parezca cosa de Happy Flower, colgado, o idealista barato. Si la tienes, ya puedes ser carpintero, barrendero, diseñador, banquero o veterinario, que la aplicarás en todo lo que hagas. Querer hacer las cosas bien hechas y mejorar las que salen mal es cuestión de supervivencia: así hemos llegado a 2012, casi 2013, corrigiendo nuestros errores del pasado, con espíritu de cambio.
    És cuestión de confianza e ilusión, moverte por tus motivaciones personales, buscando qué es lo mejor que sabes hacer que pueda ayudar a la gente. No hablo de ser Jesucristo, a veces “cambiar el mundo” no se basa en promover una revolución mundial, sino satisfacer pequeñas necesidades de los que tienes a tu alrededor, clientes incluidos.

    Caer en el conformismo pasota me parece una actitud bastante poco edificante. Hasta los punkys, que se lo cargaban todo tachándolo de “puta mierda” ofrecían otra manera de ver el mundo, una manera de corregir lo que se estaba haciendo mal para mejorar nuestra sociedad.

    Por encima de si el diseño es una profesión o el motor de nuestra vida está que lo hagamos con respeto e ilusión, y que lo disfrutemos. Si no, apaga y vámonos.

    Andreu Rami

    • Adrià Valls ha dit:

      Ojo Andreu, no deseo que malinterpretes mis palabras, del modo en que lo dices parece que me estén obligando a hacer algo que no me gusta y no es así ni mucho menos, me gusta el diseño como tal y por eso quiero dedicarme a ello.

      A lo que quiero llegar es a que ese argumento que pones como ejemplo de satisfacer las pequeñas necesidades de las personas (clientes incluidos), también es aplicable a la profesión de fontanero, por lo que en cierto modo ya me estás dando la razón en cuanto a que es un empleo más. Con todo esto no pretendo infravalorar el diseño, simplemente dejar claro que para mí el diseño es una profesión, en la que disfruto como un niño con zapatos nuevos y me lo paso bien como el que más, pero no deja de ser una profesión.

      Por otro lado, no creo, en absoluto, que haga falta tener en mente el objetivo de “cambiar el mundo” (porque sobrevivimos y avanzamos gracias a ello según tú), si le preguntas a un electricista si ha adoptado tal oficio para ayudar al prójimo y si cree que le está haciendo un favor a la humanidad, dudo muchísimo que te responda afirmativamente, creo que por el contrario te dirá que lo hace para ganarse la vida. Reitero que no estoy coartando a nadie de que piense como tú, cada uno es libre de tomárselo como quiera, únicamente digo que nos es totalmente lícito pensar en el diseño como una forma más de negocio (repito, sin intención de desprestigiar el oficio, igual que no se me ocurriría criticar a un taxista porque no aspire a cambiar el mundo).

      Supongo que en definitiva la cuestión es, vives del diseño o por el diseño, sin creer que únicamente una de las dos formas sea la correcta.

      Adrià Valls

  2. Está claro que somos una parte de la pieza que conforma un negocio, venta… capitalismo, vamos. Al final, todo lo que se hace, si tiene éxito, se quiere ganar más dinero del que te han dado pero ¿por qué?¿No se supone que trabajas para crear más ventas?
    Hay que darse cuenta que es un oficio como otro cualquiera y por muchas veces que se quiera ir de “antis” y pros, estamos metidos en el sistema.

    Jess Castaño

  3. Jennifer Moreno_GM ha dit:

    Pues yo estoy de acuerdo con Adri. Como bien dice, el diseño es un oficio creativo y hermoso mediante el cual se pueden conseguir cosas que realmente valen la pena. Pero hay que tener los pies en el suelo y reconocer que, al fin y al cabo, es un oficio como cualquier otro. Tener esto claro no significa no tener ganas de cambiar las cosas, de tratar la profesión con respeto e ilusión o no disfrutar ejerciendo.
    Creo que precisamente el hecho de que haya tanto “Diseñador Superstar” suelto por el mundo es lo que hace que la gente de a pie, la gente que no entiende de diseño (o a la que simplemente le da igual) siga viendo al diseñador como a un snob engreído que se cree muy guay por tener un mac, usar InDesign e intentar cambiar el mundo de una forma super creativa.
    Como ha dicho Andreu, el diseño se basa en satisfacer pequeñas necesidades de los que tienes a tu alrededor, ¿no? Pues ¿porqué no empezamos por cambiar esta idea de que el diseño es lo mejor que hay en el mundo e intentamos hacerlo más asequible para aquellas personas que lo ven como algo superior e inalcanzable?

  4. Gabriel Muñoz ha dit:

    Totalmente de acuerdo, aunque a alguien le parezca mal que un “chupiguachiguay” diseñador no sea mejor que un operario de una cadena de producción. Todos, sin excepción, somos piezas de un sistema y trabajamos con un objetivo. El diseñador genera piezas de “comunicación visual” (¿Alguien se acuerda? Al final se trata de comunicar) para que un cierto público las consuma mientras que el operario genera unas piezas (o las monta o lo que sea necesario) para obtener un producto de consumo. No nos engañemos, no deja de ser lo mismo…
    Todos trabajamos por dinero y trabajamos siendo útiles (cada uno en lo suyo, hay que aprovechar que cada uno tiene distintas capacidades…) dentro de una sociedad de consumo. Y para todo lo demás, mastercard.

  5. enricgg ha dit:

    Crec que els dissenyadors podem aportar moltes coses a aquesta societat, i per suposat, la podem canviar !! Per què ? Per què per sobre de tot som persones, i les persones tenim ganes de seguir creixent, coneixent, evolucionant i modificant totes aquelles coses que no funcionen en el nostre dia a dia de la mateixa manera que qualsevol altre professió.

    Per cert, les fabules han mantingut la seva trascendència per sobre les cultures i les societats durant segles i segles, per tant, alguna cosa bona s’en pot extreure, no ?!

    Fabular i pensar en un demà més just amb més peixos i estrelletes s’en diu tenir esperança !! Si realment és així, jo vull ser més guay que ningú, i estic segur que molts dels que han llegit això també tenen ganes de ser molt guays….

    Ni per suposat el disseny és “la meva vida”. Per sort, només n’és una ínfima part, “hay más vida fuera”….

    Per cert, i per acabar, la filantropia es defineix com:

    ” Filantropía és el amor al género humano y a todo lo que a la humanidad respecta, particularmente en una forma constructiva expresada en la ayuda desinteresada a los demás. ”

    Llegeix l’article d’aquest blog que es diu ” el superhéroe efimero”.

    Tots hauriem de ser més “filantrops” i menys “professionals” !!

    La crítica, és, per sobre de tot, constructiva…

    E

    • Adrià Valls ha dit:

      No cal que m’expliquis que és la filantropia, gràcies. Crec que tinc prou dret a declarar-me misantrop si vull, o no?

      Com diria Aristòtil: “la esperanza es el sueño del hombre despierto”, i ja saps que “los sueños, sueños son”.
      Crec que això respon al que penso de la teva oda a l’esperança, i que quedi clar que respecto la teva opinió, no tinc cap problema en fer-ho, però confio que no esperis que tothom pensi com tu, per molt dol que et faci.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: