Spain is (in)different

Hay una duda que, desde que tengo uso de razón, no he conseguido resolver.

Me sitúo:

América colonial, mansiones en medio  de inmensos campos agrícolas, el Señor de la casa (sombrero y traje blanco, afeitado al estilo KFC, bastón de marfil, cigarro y copa de whyskey –Jack Daniel’s, of course-) y veinte esclavos negros trabajando mientras nuestro Lord controla sus inversiones y les observa, con mirada desafiante, vigilando que nadie ose desobedecerle.

Desobedecerle, aquí reside mi duda: ¿porqué no se revelaron contra él?

Teniendo en cuenta que el Lord tenía 4 o 5  mercenarios armados a su favor, los esclavos eran mayoría clara.

De acuerdo, los “malos” tenían armas y los “trabajadores” no. Siendo conscientes de la tecnología armamentística de la época (la primera arma semiautomática no aparece hasta finales del siglo XIX y las ametralladoras automáticas solo las tenía el ejército americano), en una sublevación solo habrían caído ¼ de los esclavos (que, posteriormente, serían recordados como héroes del alzamiento contra la opresión).

Seguían siendo mayoría.

Entonces, ¿qué les impedía luchar por sus derechos y por su libertad?

No puedo evitar visualizar la típica imagen del elefante de circo que ha crecido con una pierna atada a un palo, sin poder escapar y, cuándo le quitan los grilletes, éste no huye. Acostumbrado a estar atado, no sabe que es ser libre.

¿Eran los esclavos americanos como el elefante, incapaces de ver más allá de lo que les habían acostumbrado?

 

Volvamos a nuestra época.

Nuestros Lords no visten de blanco y no tienen armas de fuego. Nosotros, en cambio, seguimos trabajando y no viendo más allá de nuestras posibilidades. Tampoco hay sublevaciones mayoritarias, no hay héroes y la previsión es que todo seguirá igual (en recientes encuestas, el mismo partido político vuelve a salir ganador en unas posibles elecciones). 

Nos quejamos y no hacemos nada al respecto. Al contrario, les damos el poder a aquellos que nos están pisoteando y esclavizando. Y se lo volveríamos a dar si hiciera falta.

Como dijo Einstein:

“Sólo hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana, y no estoy muy seguro de lo primero.”

 

Sergi Font

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: