Este es mi sobrino (no quiere estudiar)

Todos los días oímos de la gente perlas como: “no hay futuro”, “antes trabajábamos más y no nos quejábamos tanto”, “habrá que volver al campo a trabajar”… Frases iguales o similares han escuchado todas las personas de las generaciones anteriores a las suyas.

Imatge

El problema de la generación anterior, ahora personas grises, es que no comprenden que son ellos los que se sienten fracasados, digo se sienten porque trabajar de albañil o de dependiente no es ningún fracaso. Todos conocemos a algún padre que lleva a su niño al fútbol y le grita como si el pobre chaval fuera Messi. ¿Por que lo hace? ¿Por que quería ser futbolista de pequeño? ¿Por que cree ingenuamente que si el nene le sale futbolista podrá vivir de él? ¿O por que su jefe es un capullo y no se lo puede decir a la cara? A saber, pero lo peor de todo es que probablemente sean todas estas razones juntas.

Por culpa de este desahogo paternal, el pobre hijo se llevará el mensaje equivocado de que debe ser bueno en todo lo que hace, a toda costa, da igual que no le guste, debe ser EL MEJOR, SIEMPRE.

Se habla de que en la sociedad actual se crean expectativas muy altas para los niños, el nivel frustración es muy alto pero ¿quien crea este miedo al fracaso? Le podemos echar la culpa a la sociedad, a los políticos, al entorno, al sistema escolar… que la tienen, pero también son los padres que siempre quieren colmar sus sueños en sus hijos. Las expectativas que se crean son tan altas que al mínimo tropiezo, la caída al vacío es inevitable.

Por lo tanto, nos encontramos ante un problema de mentalidad: los hijos no son una expansión de sus padres, no son ni un legado ni una estirpe que mantener, ni un orgullo ni una vergüenza; son personas diferentes a uno mismo, con sus propias ideas, que no existen sólo por el placer de sus padres, si no que en un futuro se encargarán de encontrar un hueco en el lugar que les corresponde en la vida.

 Imatge

Tampoco se puede negar que actualmente a la clase política le importa la educación un pimiento, su objetivo actual es destruir la clase media que ellos mismos han creado para saciar sus ansias capitalistas. Por lo que, cuanto más estúpidas sean las nuevas generaciones pero más ambiciosas, y por lo tanto menos tolerantes al fracaso, más fácil será manipularlas para sacar provecho de ellas.

En mi opinión, debemos ser más humildes. Si hemos de ser sinceros, la inmensa mayoría de cosas que hacemos durante el transcurso de nuestra vida son inútiles. Cuando se cree erróneamente que se ha fracasado porque no se gana un pastizal o porque no aparece nuestro nombre por la tele, es porque no se ha pensado en que lo que convierte a alguien en una persona es aquello por lo que es, no por las cosas que hace.

Isidro Alonso

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: