El Mal Gusto en el Arte. Creativo Vs. “Kitsch”

¿Qué entendemos por mal gusto? ¿Existe? ¿Es un adjetivo universal o varía según la perspectiva? Estas son algunas de las preguntas que nos formulamos cuando analizamos el arte y el diseño en términos generales; y descubrimos piezas que no son de nuestro agrado.

Coloquialmente entendemos el mal gusto como el gusto estético considerado malo, especialmente el vulgar, por oposición al buen gusto o al gusto elitista. Sin embargo, ¿cómo podemos considerar que un objeto u obra es de mal gusto? Al igual que los términos “bueno” o “malo”, pienso que el mal gusto es relativo, depende de las circunstancias, el entorno, la época y sobretodo del observador; pues a cada uno de nosotros nos atraen combinaciones de formas, colores y técnicas distintos, que agrupamos en los que llamamos “estilos”.

Salvador Dalí, máximo representante del surrealismo, cita “El mal gusto es creativo. Es el dominio de la biología sobre la inteligencia.” A su vez, Picasso afirmaba “el principal enemigo de la creatividad es el buen gusto”. Ambas citas se respaldan mutuamente y de ellas podemos llegar a la conclusión que la creatividad es un canal de expresión que debe restar al margen del gusto y las tendencias.

Así pues podemos iniciar un debate de la intención estética. Toda obra y toda estética tiene una intencionalidad: provocar una reacción o sentimiento al observador. Charles Baudelaire decía “Lo que hay de embriagador en el mal gusto es el placer aristocrático de desagradar”. Teoriza sobre la utilización del mal gusto para provocar e iniciar una disputa.

Personalmente considero que el mal gusto está directamente relacionado con sentimientos negativos, consideramos de mal gusto lo que nos resulta aburrido, indiferente, repetitivo a la vez que lo que nos da asco o repulsión. También podemos hablar de la falsedad, engaño o copia, que nos producen sentimientos como la decepción, la hipocresía y el enfado. Todos estos sentimientos desembocan en uno solo, el rechazo.

El término “kitsch”, de origen alemán, se basa en esta falsedad y engaño. Es el opuesto a lo creativo. Define al arte que es considerado como una copia inferior de un estilo existente. Hace referencia a cualquier arte que es pretencioso, pasado de moda o de muy mal gusto. La palabra se originó en el arte de Múnich entre los años 1860 y 1870; y era usada para describir los dibujos y bocetos baratos o fácilmente comerciables.
Lo “kitsch” era considerado estéticamente empobrecido y moralmente dudoso, a la vez que señalaba un bajo estatus social entorno al consumo. Así pues, son consideradas “Kitsch” las piezas realizadas en materiales económicos que imiten otros más caros, normalmente ostentosas. El “deseo de aparentar ser”.

¿Son de mal gusto las imágenes que se muestran a continuación, desde el cuadro de Goya hasta el teléfono en forma de corazón? ¿Creéis que son creativas o que son “kitsch”?

goya

oguretz-2004-006

funny-names-40

buendiario-museo-artes-decorativas-hamburgo-inaugura-exposicion-sobre-objetos-de-mal-gusto-1

DOCU_HOY

cd202_2

A mi parecer el mal gusto existe, aunque sea relativo. Piezas como el cuadro de Goya o la publicidad de Coca-Cola las encuentro atractivas por su creatividad y su fuerte intencionalidad, perturbando la mente. Sin embargo el resto las considero piezas “kitsch”, de las que te puede gustar alguna en concreto, por su carácter absurdo, pero en general son piezas banales, que no dejan huella alguna.

Abbey (M. Saavedra)

Advertisements
Etiquetat , , , ,

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: