Táctil vs tacto

Para el sistema motriz de los niños es mucho mejor el movimiento que se genera al pasar una página que el simple movimiento de un dedo. Algo tan simple como eso parece que hoy en día empieza a fallar por algún lado. Los nativos digitales, como se les suele llamar ahora, empiezan a interactuar con dispositivos móviles y táctiles antes que con los libros y revistas. Y aunque se suele ver como algo natural y como la evolución en la manera de enseñar a los más pequeños, no esta de más asumir que tiene sus riesgos y sus contras, y que se pierden sensaciones muy beneficiosas también para el desarrollo de los niños como personas.

Aún quedan muchísimos años hasta que los medios impresos desaparezcan por completo, abdicando en favor de las pantallas. Bueno, si es que eso acaba sucediendo claro, ya que bajo mi punto de vista es un hecho que nunca ocurrirá, por mucho que nos intenten vender que es la evolución lógica.

Y no sucederá por una sencilla razón: los humanos tenemos el tacto como uno de nuestros principales sentidos y por mucho que las pantallas tengan infinidad de gestos y podamos realizar cualquier operación en ellas, seguimos necesitando ‘tocar’. Está claro que la tecnología avanza, y que saldrán infinidad de pantallas rígidas, curvas, flexibles, plegables, etc, pero por muchos avances tecnológicos que salgan a la luz hay algo que nunca podrán sustituir, el simple y llano hecho de tocar: TOCAR Y SENTIR.

Tocar un determinado papel con más o menos gramaje, tocar una tinta, sentir un relieve, una tinta sobre otra tinta con diferentes relieves en la misma composición o una textura. Las sensaciones y la calidez que se generan con esos elementos siempre han estado presentes y es algo que el ser humano siempre necesitará, sentir a través del tacto.

Y no un simple contenido que desaparece, que se desvanece con el simple hecho de presionar un ‘botón’, botón entre comillas porqué ya no son ni eso, son simples zonas delimitadas por un rectángulo con una palabra dentro, en una pantalla. Porqué un botón realmente es un mecanismo que requiere de cierta interacción para accionarlo, y a la vez que lo accionas se genera un movimiento físico, y en gran parte de ellos después de soltarlos también. En las pantallas solo recibes interacción visual al accionarlo, y no una sensación física. Porque de sensaciones va la cosa también.

Caligrafía sobre chica

Está claro que dónde seguramente las pantallas acaben ganando la guerra al papel sea en la información diaria, dónde por otra parte se ahorraría muchísimo papel en pro del planeta, que falta hace. Son esos periódicos diarios los que fácilmente sean substituibles por pantallas a medio plazo. Pero ahora pensemos en revistas de tirada mensual o semestral, esas revistas impresas de un determinado género que la gente compra por el interés que les suscita el tema que en ellas se trata. Esas revistas tienen la función ‘de hacer sentir mientras te informas’, o al menos así es como lo veo yo. Revistas de arquitectura, diseño audiovisual, fotografía, moda, diseño gráfico, etc, son más que meros medios de información puros en los que leer sobre un tema y punto, tienen ese plus, ese algo más que te lleva a comprarlas mes tras mes y que te reconforta tener en la estantería y poder recuperarla pasado un tiempo y releerla.

Y si hablamos de libros o de las ediciones especiales de esas mismas revistas todo lo dicho anteriormente se multiplica enormemente dado su carácter más exclusivo y como elemento para enriquecer tu propia biblioteca personal.

Todo esto no se queda ahí, sino que va más allá de la necesidad de tocar y sentir, y se extrapola a un acto completamente natural en la comunicación de las personas como es la escritura. En nuestra vida diaria estamos constantemente escribiendo en teclados de todo tipo, físicos o virtuales, en ordenadores, en móviles y en tablets.

En el caso de los niños pasa lo mismo pero con el inconveniente de que están en desarrollo, y aquí viene el problema: únicamente escriben a mano cuando se les pide específicamente que lo hagan. Y viendo noticias como la que anuncia que Finlandia abandona la enseñanza de la caligrafía en los colegios, sustituyendola (en 2016) por el aprendizaje de la mecanografía y el uso del teclado, la cosa empieza a ponerse bastante seria.

Hasta que punto escribir a mano es algo del pasado? Es necesario que a los niños les enseñen mecanografía, cuando antes de eso ya han estado interactuando con infinidad de teclados? Si fuera de su horario lectivo ya usan dichos dispositivos, no será mejor que se les enseñe a escribir correctamente a mano, hecho que sólo lo van a realizar cuando se lo pidan?

La escritura a mano no es opcional para la educación de un niño, y del mismo modo que el hecho de pasar páginas de libros físicos es más beneficioso que el hecho de mover un dedo, también lo es el acto de escribir y no solo de mover los pulgares sobre una pantalla táctil.

Josep Esteban Herrera

Advertisements
Etiquetat , , , , , , , , , ,

2 thoughts on “Táctil vs tacto

  1. Paula Marsal

    Horrorizada. Así me ha dejado saber que en Finlandia están planeando esto. ¿Es necesaria la mecanografía para el mundo en el que vivimos? Absolutamente SÍ, ya que la mayoría de trabajos (si no todos) requieren el uso del ordenador. Además que la escritura manual es crucial en el desarrollo mental en ciertas edades.
    Pero es algo que tampoco me preocupa demasiado, porque, como tú dices, el sentido del tacto es algo que necesitamos, tanto animales como humanos. Todo lo que dejamos vuelve tarde o temprano. Para los amantes de las pelis disney, el ejemplo es la Sirenita: en la primera, Ariel quiere salir del mar y vivir en tierra, su hija (la siguiente generación) nace en tierra y quiere vivir en el mar. Con esto quiero decir, el ser humano es inquieto y nunca le basta lo que tiene, es contradictorio y rebelde, por ello, la tendencia es volver atrás, y ya hoy en día con el vintage está pasando.

    A mi me preocupa la realidad virtual, aquella que consiga satisfacer nuestros sentidos sin ser real, el engaño de la mente; imagina un ipad que reproduzca el sonido, el tacto, el olor a tinta… todo el placer que proporciona un libro sin ser un libro. Da miedo, pero esto ya es otro tema más de ciencia ficción que seguramente les tocará resolver a futuras generaciones que no seamos nosotros.

  2. El tacto es uno de nuestros cinco sentidos, y al igual que el olfato en muchas ocasiones es menospreciado. Sin embargo, si careciéramos de este estaríamos tan desorientados como si hubiéramos perdido la vista. El tacto es necesario para percibir nuestro entorno, las texturas, las distancias, el peligro mediante el dolor y es el canal principal para transmitir los sentimientos.
    Podríamos considerar que las manos son nuestra herramienta, con ellas construimos y le damos forma a nuestras ideas. La escritura es un medio, un código para expresarlas y, a la vez, plasma nuestra personalidad y nuestros sentimientos. Podemos decir lo mismo de los bocetos. Las ideas fluyen de nuestras manos, y nuestra piel, y las pantallas virtuales son una barrera a ese canal.
    Así pues creo que a los niños se debería enseñar a potenciar su creatividad mediante lo manual; y por otro lado, como una materia distinta trabajar con herramientas digitales para que se sepan desarrollar en las tecnologías existentes.

    Abbey (M. Saavedra)

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: