Artistas visuales reinterpretando datos

Antes de empezar creo que es necesario aclarar que se entiende como diseño de comunicación visual. Es la disciplina profesional que estudia los sistemas de información, con el objeto de convertir los datos en formas visuales, teniendo en cuenta los procesos perceptivos. Con ello se generan imágenes funcionales con fines netamente comunicacionales. Los sistemas de comunicación actual, requieren de una nueva visualización, que permitan entender, interiorizar e interpretar la información de una manera más dinámica y activa.

Hace unos días descubrí a Domestic Data Streamers, un colectivo de desarrolladores catalanes que hacen eso, conviertir los números o datos en instalaciones. Es decir, recopilan datos con los que crean una estadística y después generan sistemas interactivos y experiencias para el usuario. En cierto modo, proponen un sistema que depende del usuario y su interacción para descubrir el resultado final. Actúan en tiempo real y la mayor parte de sus instalaciones son efímeras. Transforman los números en una realidad tangible y visual hasta que la instalación se desmonta, y los datos se vuelven de nuevo inconexos.

Lifeline y The mood test son dos instalaciones que ejemplifican perfectamente la manera de trabajar del colectivo, su proceso de trabajo y el resultado final.

The mood Test

En el primero, mediante una pregunta tan sencilla sobre cuándo quería la gente morir se creó una instalación de globos blancos y negros que flotaban a diferentes longitudes.

En el segundo, The mood test, consistía en una representación de los pensamientos, positivos y negativos de los viandantes del espacio público elegido, relacionándolos con la situación económica y el momento del día. Durante un período de 24 horas, generaron una visualización de datos a tiempo real con las respuestas obtenidas.

Life Line

Domestic Data Streamers le ha dado una vuelta a la manera que tenemos de entender las infografías. Éstas se han convertido en experiencias dinámicas y activas para el usuario. Piezas de comunicación visual poco convencionales que hacen uso de elementos y conceptos de nuestra vida cotidiana reinterpretados.

Y es observando una de sus instalaciones cuando surge la eterna pregunta: se trata de arte o diseño?

Para mi es arte. A nivel funcional no son prácticas, están limitadas a un período de tiempo y su investigación se centra en aspectos muy concretos sobre las emociones y pensamientos de las personas. No aclaran conceptos ni resuelven dudas; no facilitan el entendimiento de algún concepto complejo. Simplemente son datos inconexos que al unirlos y usando un sistema nuevo, diferente o original genera una pieza de diseño visual. Me recuerdan a una performance o un happening. Empiezan con un tema, determinan un sistema y se dejan llevar en función de los usuarios. No cumplen con la idea del diseño visual de ser puramente comunicacionales porque anteponen la experiencia de disfrutar de la instalación frente a todo lo demás. En la calle, en un museo o en un evento; son espectáculo visual y experiencia para los sentidos.

 Para mi no son diseñadores; son artistas visuales.

Blanca Fernandez

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: